martes, noviembre 06, 2007

dieta

la toqué a propósito, a la pasada. le apoyé la mano en la cadera, gordita. le molestó, le molestó y se sintió gordita. y yo tuve que morderme el esternón, anudarme el prepucio, hundir en ácido cada una de mis lascivas yemas.

me devoró un orgasmo seco, pervertido.

esa noche ella se miraba al espejo, pellizcaba sus carnes.
convencida, iniciaba una dieta que le amputara lo más rápido posible esos kilitos de más.

1 quisieron:

At 10:30 a. m., Blogger mi otro yo dice...

Por Ella o por vos?

 

Publicar un comentario

<< Home